Wabi Sabi

Esta reincoporación a la pintura es debida a la influencia, situación y entorno actual que me permite tener una disposición vital y creativa que nunca antes había tenido.

Mi pintura se engloba en el expresionismo abstracto, dejando que mi mano se mueva con libertad y sin ataduras sobre el lienzo. No existen trazos obligados, marcados ni preconcebidos. Uno sigue a otro. Lo que pudiera ser «natural» se convierte en movimientos que impulsan al pincel hacia otros caminos, reclamando texturas imprevistas.

Esto es, dirijo mi mano a veces, otras la pintura me dirige a mí.

Siempre intento y deseo buscar o que aparezca en el lienzo esa belleza que se esconde en lo imperfecto. Esto me hace presentar WABI SABI, intentando adentrarme en la eterna paradoja de la perfecta imperfección.